Página de inicio

SOS MONTES UNIVERSALES

Plataforma ciudadana para evitar las talas masivas en los Montes Universales.

SOLICITUD PRESENTADA AL AYUNTAMIENTO DE GUADALAVIAR EL DÍA 9/03/2021. Seguimos admitiendo nuevas firmas. Muchas gracias a todos.

Solicitud al Ayuntamiento de Guadalaviar

DEBAJO DE ESTE TEXTO ESTÁ EL FORMULARIO PARA FIRMAR.

Los abajo firmantes, vecinos e hijos de Guadalaviar, alarmados por los efectos que la ejecución de los proyectos de ordenación de montes acarrearían para nuestro valioso patrimonio natural, por el riesgo de perder para siempre la misma esencia de nuestros montes, su pinar, su biodiversidad, sus hongos y su paisaje 

EXPONEN: 

Que tras constatar el gran destrozo producido por la última intervención forestal llevada a cabo en la Vega de Tajo durante el pasado otoño en ejecución del correspondiente proyecto de ordenación, con todo el dolor de ver cómo destruyen nuestro querido y valioso paisaje, muchos vecinos e hijos del pueblo, y de otros pueblos comuneros, hemos reaccionado con la constitución de la plataforma ciudadana SOS MONTES UNIVERSALES para intentar evitar tan grave perjuicio, y que, en apenas un mes, ha conseguido el respaldo de 100.000 firmas que próximamente presentaremos al Consejero responsable, a quien ya hemos solicitado formalmente la inmediata paralización de tan devastadoras talas. 

En efecto, esa intervención en la Vega conlleva la corta de casi 10.000 pinos en 2020, tasados a un precio de 8 € la tonelada, y para el presente año ya se ha publicado el anuncio de que han aprobado otra clara de 2.383 m“, sin indicación del número de miles de pinos afectados pero que serán muchos más si nadie lo impide. 

En el mismo anuncio se incluyen sendos lotes para 2021 en Valdominguete y en el Pinar de la Mabria y Cerro de la Muela, si bien, por error, la propiedad de este último se atribuye al Ayuntamiento de Griegos. 

Respecto del lote de Valdominguete, el señalamiento de 681 pinos en la solana del barranco de la Fuente Fría, muchos de ellos pinochos de apenas 20 cm. de diámetro, ya fue recurrido en reposición ante ese Ayuntamiento por la Plataforma SOS Montes Universales con fecha 21 de enero de 2021 y nos encontramos pendientes de su resolución. En dicho procedimiento consta un informe emitido por el Servicio Provincial de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente que reconoce que “en el proyecto de ordenación se plantea la extracción del 50% de los pies mayores a 22,5 cm, que suponen el 49% del volumen de los mismos”. ¡¡Nada menos que en la solana de la Rocha!! 

En cuanto al lote del Pinar de la Mabria y Cerro de la Muela, por los datos que se desprenden del anuncio oficial (1.513 m3 a 10€/m) y del proyecto de ordenación, cuyas copias se adjuntan, se trata de otra clara que afectaría a otros muchos miles de pinos, sin contar todos los pequeños que se cortan y destrozan por el uso de maquinaria pesada, a cortar en todo lo alto de la Muela de San Juan, operación especialmente perjudicial si tenemos en cuenta que se trata de una meseta con una altitud superior a los 1.830 metros, con todo lo que ello supone: pinos de muy lento crecimiento y escasa altura, fruto de un suelo calizo pobre y muy sensible a la erosión, donde ya debería empezar a escasear el pino albar y que, sin embargo, se halla totalmente tupida de ellos, y todo a cambio de nada: a 10€ la tonelada. Siempre se ha dicho que nunca se tiraban pinos en la Muela por su escasa rentabilidad, lo que ha permitido que se haya mantenido casi intacto un mini-ecosistema digno de protección. 

Asimismo, en el citado proyecto de ordenación se puede apreciar que, para el ejercicio pasado, estaba previsto cortar 1.481 m3 en el Bercolar, lo que parece referirse a los miles de pinos que querían cortar para el desmesurado ensanchamiento del carril, operación que consiguieron parar los vecinos con su oposición por el perjuicio injustificable que habría producido en los aprovechamientos micológicos de este enclave singular. Sin embargo, ello no quiere decir que las correspondientes cortas no se vayan a ejecutar, ya que el propio proyecto señala que el calendario que se propone lo es a título indicativo, por lo que en cualquier año podrían volver a por el Bercolar. 

Estos señalamientos desvelan los efectos perniciosos que estos proyectos de ordenación de montes, de ejecutarse, provocarían en nuestro valioso patrimonio natural, el principal recurso con que cuenta el pueblo, si no el único, para su desarrollo turístico y, por tanto, económico. 

La simple consulta del proyecto de ordenación de estos montes de propiedad municipal (véase el anexo) da idea de los métodos y resultado que su aplicación acarrearía para nuestro rico patrimonio natural: la sustitución del paisaje que hemos heredado y conocido por un “huerto de pinochos”. 

No hay más que ver el esquema de las funestas fases de aplicación propuestas por el proyecto de ordenación, pues se inician con un “clareo sucesivo uniforme” que, ejecutado con maquinaria pesada, exige la apertura de calles de cuatro metros en las que se corta el 100% de los pinos (grandes y pequeños) y el 50% de los que se encuentran en las mangas intermedias, en total más del 70% de los pinos existentes y que, tras varios clareos más, concluyen con una significativa “corta final”, tras la que no vemos un solo pino derecho, es decir, una matarrasa encubierta. 

Los vecinos de Guadalaviar que nos precedieron siempre estuvieron concienciados de la necesidad de preservar nuestros montes como la mejor forma de garantizar a las generaciones venideras la transmisión de un patrimonio muy valioso. Sólo permitían aprovechamientos moderados, limitados a los pinos más viejos, los defectuosos y los secos, y así luce el monte en cuanto a su porte actual. No se puede decir lo mismo sobre su mantenimiento, ya que éste deja mucho que desear, pues desde hace años, la Administración forestal tiene los montes públicos abandonados: no se recogen los pinos secos, ni sus despojos, ni se cuidan los caminos forestales ni las fuentes,… muchas tareas pendientes y urgentes por hacer, antes que cortar. 

Los mismos técnicos, a quienes la Administración encomendaba la preservación medioambiental, se sorprendían de una constante histórica muy arraigada en Guadalaviar, la permanente oposición de nuestros antepasados a las talas propuestas en los planes de aprovechamiento forestal, siempre preocupados en evitar sus excesos, algo que también puede verificarse en nuestros archivos. Queremos reivindicar aquel espíritu, por ser el que ha permitido que hayamos podido heredar su valioso legado. 

Guadalaviar se encuentra “abrazado” por el LIC, ahora ZEC (Zona de Especial Protección) Alto Tajo y Muela de San Juan perteneciente a la Red Natura 2000. No en vano, el 90% del término municipal se encuentra incluido en esta ZEC, lo que, a su vez, representa el 36% de su superficie total. Pero, lamentablemente, esta pertenencia a la Red Natura 2000 no garantiza la protección que su importancia medioambiental y paisajística merece. 

Cuesta entender cómo la Administración forestal provoca este tipo de agresiones impunemente, mientras castiga con multas exorbitantes (de hasta 1.200 €) a alguno de nuestros vecinos por la corta de unas sargas de un huerto, que ni son una especie forestal ni han sembrado ellos. 

Como tampoco se puede entender que, en lugar de recoger todos los pinos arrancados y tronchados por la catástrofe de 2018 y mantener el monte limpio, y los caminos forestales y las fuentes en buenas condiciones, con los correspondientes jornales para el pueblo, priorizando el aprovechamiento micológico sobre el forestal, sus únicas intervenciones se dirijan a destrozar las masas verdes y con maquinaria pesada. 

En cuanto a los clareos masivos en la Vega del Tajo, Guadalaviar, como pueblo comunero, y el Ayuntamiento en su representación, tienen la obligación moral e ineludible de liderar la defensa de este rico patrimonio natural de las Sierras Universales frente a la Comunidad de Albarracín, el Ayuntamiento de Albarracín y la Administración forestal, habida cuenta de las relaciones históricas, familiares, económicas y emocionales de nuestro pueblo con la Vega del Tajo y porque, por cercanía, sería el municipio más perjudicado desde todo punto de vista de continuar esta masacre. 

Cómo no evocar la vinculación de nuestros padres y abuelos con la Vega del Tajo. Tan sólo nombrar sus parajes (la Gitana, Esteparejo, el Mortero, Royofrío, el Bodegón,…) nos recuerda lo que nuestros ancestros pelearon por la Vega y, en última instancia, por mejorar las condiciones de vida de nuestro pueblo. 

Frente a la dificultad de enajenar las subastas de siempre a un precio razonable, y a la vista del ridículo precio que se propone por masacrar los pinos más jóvenes, es posible buscar otros recursos que sustituyan a los raquíticos ingresos previstos por estas talas sobredimensionadas que representan una amenaza para el pastoreo extensivo, la recolección de hongos, el mismo atractivo turístico y el mantenimiento de una reserva de futuro, madera de excelente calidad que no puede regalarse. 

Todos nosotros somos responsables de conservar el vigor actual del monte, la mejor herencia para quienes vengan detrás. En esta coyuntura de transición al cambio climático, en el Año Internacional de la Economía Creativa para el Desarrollo Sostenible, se abren oportunidades enormes de cara a explorar formas de generar recursos y crear nuevos puestos de trabajo. Hemos de exigir a las administraciones que apoyen el desarrollo de los habitantes de la Sierra y no destruyan su entorno. El Pacto Verde Europeo establece un plan de acción muy ambicioso, con importantes ayudas a quienes se comprometan con la preservación de sus bosques y el mantenimiento de las actividades silvopastoriles tradicionales. No podemos dejar de aprovechar esta oportunidad. 

Guadalaviar siempre ha sido un pueblo pionero, motor cultural de toda la comarca, en ocasiones, y referente indiscutible por el compromiso social de sus habitantes con la preservación de su magnífica Naturaleza, sin la que nunca volveríamos a ser lo mismo. Tenemos que mantener ese espíritu, que debería ser sustentado por una Corporación a la que hemos respaldado con nuestros votos y a la que, con todo el cariño, queremos seguir apoyando, pero a la que también pedimos que defienda nuestro valioso patrimonio natural. 

El interés de quienes abajo firman es mantener tanto el patrimonio natural, tal y como lo hemos heredado y tenemos que transmitir, como el espíritu de unidad y el carácter reivindicativo de nuestro pueblo en pro de una mejor calidad de vida para todos. 

Por todo ello 

SOLICITAMOS: 

– Que el Ayuntamiento rechace la aplicación de los proyectos de ordenación de los montes de propiedad municipal (Valdominguete, Pinar de la Mabria y Cerro de la Muela y Dehesa Boyal) y, en consecuencia, así lo comunique al Servicio Provincial de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente. 

– Asimismo, en coherencia con el manifiesto firmado por numerosos científicos que se adjunta al presente escrito y como pueblo comunero más afectado por la tala masiva que se está efectuando en la Vega del Tajo, que el Ayuntamiento presente a la Comunidad de Albarracín una petición expresa para que cesen de inmediato las citadas talas y se replantee ante los órganos competentes la aplicación de los proyectos de ordenación y, en especial, los clareos masivos y el uso de maquinaria pesada en los montes de la Comunidad. 

Y que, en lugar de los proyectos de ordenación, el Ayuntamiento promueva una mayor protección para toda la ZEC Alto Tajo y Muela de San Juan que garantice un aprovechamiento racional y prudente de los recursos forestales, el mantenimiento de los usos y prácticas ganaderas actuales, el resto de las actividades agrarias y el aprovechamiento micológico, y explore novedosas fórmulas de desarrollo en base a la preservación de la naturaleza y no a su destrucción. 

En Guadalaviar, a 16 de febrero de 2021. 

Habiendo leído la presente solicitud, autorizo a la Plataforma SOS
Montes Universales para que registre mi firma y la añada a la relación
que presentaremos en el Ayuntamiento de Guadalaviar.

Suscríbete aquí para enterarte de todas las actualizaciones: